Dolor de rodillas – salud

Dolor de rodillas

La inflamación de una rodilla por desgaste de la articulación, o experimentar dolor en los dedos de las manos o de los pies son procesos habituales que casi siempre nos obligan a tener que recurrir a un fármaco para eliminar dicha molestia.

Ahora bien, existen maravillosos antiinflamatorios naturales que pueden aliviar el dolor articular de forma muy efectiva. Obviamente, siempre deberemos seguir en primer lugar las prescripciones médicas pero, cuando estés en casa y sientas la necesidad de tomarte un calmante o el clásico ibuprofeno, recurre antes a estos antiinflamatorios naturales. ¡Verás qué alivio te ofrecen!

1. El romero
Ingredientes
200 gramos de romero.
2 vasos de agua (400 ml).
Procedimiento
No tienes más que realizar una infusión. Cuando el agua esté hirviendo, añade las ramitas de romero para que se destilen las propiedades a lo largo de 20 minutos. Pasado ese tiempo, deja que repose. Puedes tomar dos tazas al día.

Esta especia, originaria de Asia y que aporta un atractivo color a nuestras comidas, es fabulosa para tratar el dolor articular. No dudes en probarla antes de recurrir a un ibuprofeno cuando sientas dolor.

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antioxidantes, combate muy adecuadamente todos estos procesos infecciosos en que nuestro cuerpo debe reparar, y desintoxica cualquier tejido herido. Para beneficiarte de la cúrcuma, puedes prepararte una rica infusión del siguiente modo:

Ingredientes
Una cucharada de cúrcuma (20 gramos).
3 tazas de agua (750 ml).
3 cucharadas de miel (60 gramos).
Procedimiento
Empezaremos calentando el agua. Cuando veas que ha empezado a hervir, añade la cucharada de cúrcuma. Verás que, de inmediato, el agua adquiere un color amarillento muy atractivo. Permite que siga en ebullición durante 10 minutos para, después, dejar que repose.

¿Siguiente paso? Cuela el contenido y añade las tres cucharadas de miel. Podemos ir bebiendo con regularidad a lo largo de todo el día para tratar la inflamación y el dolor articular. ¡Muy fácil!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *