Los grandes beneficios de la Cúrcuma – salud

Los grandes beneficios de la Cúrcuma

De color amarillo intenso y olor inconfundible, esta especia proviene de la raíz anaranjada de una planta herbácea perteneciente a la familia ‘zingiberaceae’ ubicada en India e Indonesia.

Su nombre científico es “curcuma longa” y tiene una tradición histórica. De hecho, existe evidencia de que sus primeros usos se remontan al 610 a. C. hasta el 320 a. C. cuando se utilizaba como tinte para la lana gracias a su intenso color amarillo-naranja. Posteriormente, fue adoptado por la gastronomía india como colorante alimentario, para dar un sabor peculiar a las comidas y por formar parte del popular curry.

¿Por qué la cúrcuma es buena para la salud?
Los compuestos de la cúrcuma, llamados curcuminoides (gurrumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina), confieren a esta especia grandes propiedades medicinales.

Sus aceites volátiles (ternerona, alantoína y zingibereno), proteínas, resinas y azúcares también contribuyen a su poder curativo. Además, para completar su perfil de ‘reina de las especias’, también contiene fibra dietética, vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro y zinc.

A continuación, vamos a comprobar cuáles son sus beneficios para la salud:

Alivia el malestar estomacal
La cúrcuma es un remedio natural muy eficaz para el malestar estomacal. Al tener propiedades antiinflamatorias, previene la acidez y calma la acidez, así como los trastornos digestivos en general.

Se recomienda para personas con poco apetito, dispepsia, gastritis o digestión lenta. Los principios activos de esta especia favorecen la producción de jugos gástricos y pancreáticos, lo que a su vez ayuda a equilibrar el pH de estos órganos.

También se recomienda evitar los gases que se producen en el intestino. Al ser carminativo, previene las flatulencias y los cólicos intestinales y se recomienda para la atonía de estómago. Hay que tener en cuenta que se debe tomar la cantidad correcta, ya que su consumo excesivo es contraproducente.

Tratar los trastornos del hígado.
Gracias a la ‘curcumina’, la cúrcuma es un excelente tónico biliar. Incluso el resto de sus componentes hepatoprotectores sirven como coadyuvantes para eliminar cálculos en la vesícula biliar y favorecer el drenaje hepático. Como tiene propiedades antiinflamatorias, se recomienda para personas con ictericia, cirrosis hepática y trastornos de la vesícula biliar.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *